Escuadrón 24F

 

Sorprendentemente el 22 de Junio de 1940, las tropas alemanas desfilaron por París tras haber conquistado Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, junto con Noruega, Dinamarca, Polonia y Checoslovaquia un año antes. Europa continental entera estaba ocupada por el Tercer Reich. De Gran Bretaña lo único que quedaba eran los restos humanos del Cuerpo Expedicionario Británico superviviente de la humillante derrota en las playas de Dunkerque. Adolf Hitler tenía en mente el siguiente objetivo: Las Islas Británicas.

Operación León Marino

La “Operación León Marino” fue el nombre con que Hitler denominó a la invasión de Gran Bretaña. El plan consistía en dejar fuera de combate a la Fuerza Aérea Británica (RAF) y destruir las rutas de convoyes marítimos junto a la Marina Real Británica (Royal Navy). De esa manera, con el Canal de la Mancha libre los alemanes podrían desembarcar en Inglaterra y tomar Londres.

La Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), al mando del mariscal Hermann Goering, fue la elegida para dirigir el primer ataque contra Inglaterra. En aquellos momentos era la fuerza aérea más avanzada en el mundo. Gracias a la Guerra Relámpago (Blitzkrieg) el avión se había convertido en el arma clave de la guerra moderna. Por eso mismo la Luftwaffe sería le encargada de destruir los aeródromos entre Londres y las playas, barrer a la fuerza aérea inglesa, neutralizar los puertos, acabar con la industria y hundir a la flota enemiga.

Para la neutralización de Inglaterra el Tercer Reich dispuso de la mayor fuerza aérea del mundo reunida hasta ese momento. Un total de 2.600 aviones se concentraron desde Noruega hasta la Península del Contentín en Francia. Había 980 cazas, 1.200 bombarderos, 280 bombarderos en picado Stuka y 140 aparatos de reconocimiento. Se dividió el mando de la Luftwaffe en tres áreas específicas: La 2ª Flota Aérea del mariscal Albrecht Kesselring en Bélgica y Holanda; la 3ª Flota Aérea del general Hugo Sperrle en Francia; y la 5ª Flota Aérea del general Jurgen Stumpf en Noruega.

La calidad de los aviones alemanes superaba a la RAF notablemente. El caza Messerschmitt Bf 109 igualaba al Spitfire y superaba al Hurricane, aunque tenía el problema de su autonomía de vuelo que era de 80 minutos, por tanto únicamente podría volar sobre Inglaterra una media hora; estando también el caza bimotor Messerschmitt Bf 110 que podía competir con el segundo. Entre los bombarderos contaban con el recién estrenado en Francia Junkers Ju 88, muy efectivo con las bombas, igual que el Heinkel He 111 y el Dornier Do 17, capaces ambos de arrasar ciudades. Para objetivos selectivos tenían al temido Stuka, un terror de la destrucción que eliminaba en tierra al blanco más pequeño y espantaba a los soldados con sus sirenas.

Apróximadamente se calculaba que el desembarco alemán podría efectuarse entre Dover y la Isla de Wight sobre mediados de Septiembre. Para ello la Wehrmacht había dispuesto un buen puñado de medios marítimos entre los que había cuantiosas gabarras y barcazas. Lo más llamativo de todo es que si no se vencía a la RAF el desembarco no se produciría, pero si se lograba neutralizarla tampoco sería necesario al poder acabar con todas las infraestructuras y fuerzas armadas de Inglaterra desde el aire para forzarla a la rendición. Por ese mismo motivo hubo muchos desacuerdos entre los militares más optimistas del Ejército Alemán (Wehrmacht) y los más pesimitas de la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine). Aquellas dudas que también contagiaron a Hitler le llevaron a intentar un ofrecimiento de paz con los británicos a través de representantes de sendos países en Suiza, no obstante Londres rechazó el 22 de Julio la propuesta. Con la negativa inglesa la batalla por Gran Bretaña era inevitable.

Si Napoleón Bonaparte y el Imperio Francés en 1805 no habían podido acabar con la Inglaterra por mar, Hitler y el Tercer Reich lo harían por el aire. A principios del verano de 1940, comenzaron a rugir los motores de la Luftwaffe.

AVIONES ALEMANES:
Bombarderos Heinkel He 111, Dornier Do 17 y Junkers Ju 88 = 1.200 aparatos
Bombarderos en picado Stuka Junkers Ju 87 = 280 aparatos
Cazas Messerschmitt Bf 109 = 760 aparatos
Cazas-bombarderos Messerschmitt Bf 110 = 220 aparatos
Reconocimiento aéreo Messerschmitt Bf 110, Dornier Do 17 y Henschel Hs 126 = 140 aparatos
Total = 2.600 aparatos

La RAF

En el verano de 1940 la situación era desesperante para Reino Unido. Las Islas Británicas se hallaban solas en Europa, pues todo el continente estaba en manos del Eje bajo la coalición liderada por Alemania e Italia. Estados Unidos no se disponía a entrar en la guerra, la Unión Soviética apoyaba a Alemania y Japón estaba a punto de aliarse con Hitler. Sin armamento apenas y con una gran derrota tras la retirada en Dunkerque, Reino Unido se encontraba ante la peor crisis de su Historia. Como dijo el Primer Ministro Winston Churchill: “Sólo puedo prometeros sangre, sudor y lágrimas”.

La Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF) era muy inferior a la Luftwaffe, tanto en número de aviones como en calidad. El único avión que podía igualarse a los cazas Messerschmitt Bf 109 era el Spitfire, quedando los más numerosos Hurricane Mk muy por debajo. Ante esta inferioridad de 3 a 1 en comparación con los aviones alemanes, la RAF se vería obligada a realizar milagros por defender el cielo. Su única ventaja es que si los pilotos saltaban en paracaídas caían sobre su propio suelo y podían combatir de nuevo, algo que no se podía decir de los alemanes.

Todo el mundo tuvo que colaborar en Inglaterra para frenar la invasión y la ofensiva aérea. Una ventaja con la que contaba Reino Unido era con las estaciones de radar, unas centrales que emitían ondas magnéticas con las que determinaban el número y alcance de las formaciones aéreas enemigas. También infinidad de observadores se desplegaron por la isla, la mayoría pertenecientes a los Voluntarios de Defensa Local (Local Defence Volunteers o LDV). Los globos cautivos para desbaratar las escuadrillas en vuelo raso se elevaron en numerosas partes del país, la mayoría en Londres. Prácticamente todos los ciudadanos colaboraron, ya fuera como auxiliares, cavando trincheras, construyendo defensas o ingeniando inventos para detener la invasión. Una de las muestras de patriotismo fue entregar toda la chatarra sobrante al Estado, ya fueran cacerolas, alumnio o monedas, para que la industria las convirtiera en aviones.

Un total de 1.054 aviones tenía Inglaterra en todas las Islas Británicas para defender el cielo. Cerca de 704 eran Hurricane y Spitfire, los más eficaces, seguidos por los anticuados y casi inútiles bimotores Blenheim y biplanos Gloster Gladiator. El resto, unos 350 estaban en reserva. Más problemas había con los pilotos, menos numerosos que los aviones, por lo tanto se hubo de aceptar todas las demandas de ingreso, adelantar el adiestramiento y enviarles al cierlo casi sin experiencia. Curiosamente muchos de los jóvenes pilotos salían de la universidad o el instituto sin terminar el curso.

Al mando de toda la RAF estaba el mariscal Hugh Dowing y dividía sus fuerzas de la siguiente manera: Grupo 11 en Londres al mando del vicemariscal Keith Park; Grupo 10 entre la costa de Portsmouth a Plymouth del vicemariscal Quintin Brand; Grupo 12 entre Liverpool y Duxford con el vicemariscal Trafford Leight Mallory; y el Grupo 13 entre Escocia y el Ulster de Irlanda del Norte con el vicemariscal Richard Saud.

AVIONES BRITÁNICOS:
Cazas Spitfire y Hurricane = 704 aparatos
Blenheim y Gloster Gladiator = 350 aparatos
Total = 1.054 aparatos

Poco después de la caída de Francia, Inglaterra sorprendía al mundo por rechazar una propuesta de paz ofrecida por Hitler a través de contactos y diplomáticos en Suiza. Gran Bretaña se disponía a combatir en una lucha suicida. Las palabras de Churchill mientras los restos del Ejército Británico humeaban todavía en la memoria de Dunkerque fueron: “La Batalla de Francia ha terminado, comienza la Batalla de Inglaterra”.

Mas información sobre la Campaña que comienza en el Escuadrón de la 24 en el enlace del foro aqui

 

Campaña actualmente en curso en el Escuadrón 24F.

22 de junio de 1941La palabra "Dortmund" radiada por los alemanes en las últimas horas, ya sabemos que significa: abrir hostilidades con la Unión Soviética. Desde las 0330 horas de esta mañana, cientos de aviones alemanes están realizado incursiones y atacado objetivos en Rusia, principalmene nuestros aeródromos y nudos de comunicaciones.La orden es resistir la acometida alemana hasta tener al ejército preparado para realizar una contraofensiva que los eche de nuestras tierras.

Tovarich, la Gran Guerra Patria ¡¡¡¡ ha comenzado !!!!

Aquí podeis ver un video resumen de la batalla de Midway jugada por el Escuadron

 

Campaña de Grecia en el Escuadron 24F

 

 Hola a todos:Segunda campaña del escuadrón en el Pacifico.